7.9.11

2. Paseo - Alice - 3° Parte


Después de salir de la cafetería, nos fuimos a un parque y pasamos ahí aprox. 4 horas estirados sobre el pasto, sin hablar sin hacer nada. Ese lugar era extremadamente relajante. Estábamos bajo un árbol muy frondoso, casi ni se veía el cielo, había un poco de brisa y algunas aves cantaban. Parecía un pequeño paraíso, no sé cómo no me quede dormida, aunque he de admitir que tenía un poco de sueño.
- Alice- me llamo
- ¿Si?- respondí sin abrir los ojos
- ¿Quieres ir a la playa?
- ¿Playa?- abrí los ojos y lo mire
- Si, ¿quieres?
- ¡Sí!- me senté
- Que emocionada-también se sentó
- Sí, es que te iba a pedir que fuéramos pero me distraje aquí- se rio
- ¿Vamos?
- Bueno
Se levantó y me ayudo a hacer lo mismo. Me tomo de su brazo. Casi como acto instintivo, y me guie por él. No hablamos durante el trayecto pero me gusto estar así. Tampoco lo solté, a él no pareció molestarle.
Mientras más nos acercábamos al mar, más rojo se veía el cielo, pero al llegar a la playa, la imagen fue más increíble. El agua estaba anaranjada junto con el cielo y el sol poco a poco se iba desvaneciendo en el mar. Esa imagen debía ser convertida en una postal.
- Wow- se me escapo de la boca- Que hermoso
- Si... -coincidio- Vamos, bajemos
Bajamos a la playa y nos acercamos lo que más pudimos a la orilla. El agua estaba un poco inquieta.
- ¿Quieres mojarte?- pregunto
- ¿Qué?
- Metete al agua
- No, ¿estas loco? Debe estar muy helada, me voy a terminar enfermando
- No creo, ven vamos- me empezo a empujar pero yo puse resistencia
- ¡Eddie para!- grite
- ¿Si no quiero?- siguio empujando
- ¡Ya basta!
Eddie dejo de empujar pero se corrió haciendo que yo cayera sobre la arena, la ola se acerco a mis pies, me arrastre hacia atrás tratando que no me mojara, la ola retrocedio y pude relajarme. Escuche una gran carcajada tras de mi, voltee y vi a Eddie riendose fuertemente. Me levante y fui hacia él.
- Eres un idiota- le dije empujandolo un poco pero no lo bote, yo seguí caminando
- No es para tanto- no pare- Vamos Alice, no te enojes- pare y voltee encontrandomelo a pocos metros de distancia
- Me enojo si quiero
- Que ruda tú- se acerco más
- ¡No me molestes Eddie!
- Me puse al frente de él y lo empuje, Eddie perdió el equilibrio y cayo. La cara de asombro que tenía era tan graciosa, no pude no reirme mientra él me miraba enojado.
- Oh! Dulce venganza- dije
- Ja ja- rió sarcastico
- Vamos, no es para tanto. Ahora estamos a mano- encarno una ceja pero al final termino riendose
Me senté a su lado mirando hacia el mar, él se volteo para quedar mirando en la misma dirección paro al final se termino estirando sobre la arena
- ¿Por qué me querias tirar al mar? Pensé que ya no te caí mal
- No me caes mal, nunca me caiste mal, yo no quería que vinieras y eso es muy diferente. Además ahora solo estaba jugando, eres muy exagerada
- Bueno, no importa- me voltee- Gracias por salir conmigo aunque sea casi obligadao
Ups, creo que no debí decir eso.
- ¿Qué?- pregunto sorprendido
- Es que te escuche hablar con alguien por telefono y escuche algo de hacer algo y que tú no querías y dijiste mi nombre, supongo que te referias a esto
- ¿Me estabas escuchando hablar?
- Fue sin querer, tenemos las habitaciones juntas, trate de no escuchar pero fue inevitable, lo siento
- Ya, no importa
- ¿Y con quien estabas hablando?
- Con Maggie, mi mejor amiga. ¿Y qué más escuchaste?
- Pues- me estire a su lado volteando solo la cabeza para verlo a los ojos- que no había sido tan terrible conocerme- se rió- ¿No fue tan terrible conocerme?- volteo la cabeza para mirarme
- No. No tanto- se rio y yo hice una mueca- Vamos Alice, ¿aun vas a seguir con eso? Superalo, parece que siempre vas a recordar que no quería que vinieras
- Perdón, es inevitable no pensar en eso. No sé, creo que no puedo evitar pensar que te cai mal
- ¡Qué no me caiste mal! Dios, que cabeza dura la niña. No me caias mal, simplemente no queria que vinieras y creo que ni siquiera es eso, es que todo fue tan rápido, mi mamá de repente me dijo que iba a tener una hermanastra, yo no entendía nada
- ¿Como?- me di vuelta apoyando mi cabeza en la mano- Cuentame
- ¿Para qué?
- Quiero saber
- Esta bien. Veras hace 1 semana yo llegué de la escuela y mi mamá estaba en casa, cosa que no es normal. Y se veía rara, era como si estuviera trite, confundida, nerviosa, era extraño. Le pregunte que le pasaba y me dijo que su hermana había  muerto. Yo no sabía que ella tenía una hermana
- Yo tampoco lo sabía- dije en voz baja casi para mi misma
- Me dijo que tenía que viajar a los funerales y hasta ahí todo normal. Pero después que volviera del viaje, nos reunio a todos en el comedor y nos dijo que te iba a adoptar, papá ya sabía y al parecer no había puesto objeciones así que quedaba solamente yo. Yo algure porque me molesto que a mi no se me contara la opinión, al parecer no tenía ni voz ni voto en mi casa. Ella solamente tomo la decisión de traerte y tú sabes el por qué no quería que vinieras. Ya no servía de nada quejarse, así que me tuve que aguantar
>> Trate de evitar que mi molestia se notara pero no fue posible porque empezaron a arreglar tu habitación, metian ruido y no podía concentarme en nada. Pensé que en el colegio iba a evitar el tema de tu llegada pero tampoco fue así, no sé como se enteraron que tu venias pero ya lo sabiasn, así que hablaban siempre de ti, fuiste el tema de estos días en la escuela- se rió- Así que no pude estar tranquilo en ningun lado, mis amigos estaban preocupados por mi, creo que les daba lastima y eso era lo que menos necesitaba. Los únicos que me comprendían eran Maggie y Chris, en especial ella.
>> Este viernes, estuve planeando todo el día que hacer para, bueno, en realidad no se para que especificamente. Tenía la mente tan dispersa que no sabía ni lo que hacia ni lo que pensaba y si no sabía eso, menos iba a saber que estaba planeando. Pero basicamente había decidido evitarte. Y bueno, eso no duro mucho ya que al parecer alguien estaba obstinada en hablar conmigo- por primera vez desde que empezo a hablar me miro- Me alegro que lo hayas hecho si no me hubiera perdido de conocer a alguien maravilloso- me sonrió y le devolví el gesto. Me acerqué más a él y lo abraze acomodando mi cabeza en su pecho, él paso su brazo por mi cintura y me abrazo.
- Me caes bien. Te quiero Eddie.
- Yo también te quiero Alie, aunque eso suene un poco raro porque apenas nos conocemos, pero ya te tengo cariño
- Yo igual
Me encantaba esto. Era tan... genial. Lindo. Una gran persona, de eso no había duda. Y ahora que lo pensaba, me di cuenta que iba a tener un gran hermano mayor, que me iba a cuidar y a querer. Espero que él sea así... Eso espero.
- Bueno, dejemos ese tema a un lado- dijo- Hablame de ti
- ¿De mi? ¿Qué cosas?
- No sé, de donde eres, tus amigos, familia y cosas así.
- Emm... bueno, intentare. Tengo 14 años y nací en New York, a los 6 meses fui a vivir a Francia con mis papas y abuelos, allí viví por 7 años hasta que volvimos a Estados Unido y nos fuimos a vivir a Seattle hasta ahora
- ¿Sabes hablar francés e ingles?
- Si, me enseñaron los dos idiomas- me reí- Mientras vivi en Seattle conocí a mis mejores amigos. Maddie era mi mejor amiga desde que llegué a allí, siempre deciamos estupideces, las gente nos quedaba viendo feo y los profesores nos retaban. Cuando llego Sarah, nos comportabamos mejores, bueno, ella nos controlaba para que no nos metieramos en problemas. Sarah era a que le podía contar todo y me aconsejaba y Maddie era con la que podía hacer maldades. Las adoro demasiado. Chase es mi mejor amigo, nos conocimos... bueno, por esos misterios de la vida lo conocí. Era como mi hermano mayor, siempre me decía hermanita.
- ¿A qué te refieres con misterios de la vida?- me miro
- Me refiero a... a los misterios de la vida, ¿a qué más?- lo miré y me burle- Y no me distraigas que pierdo el hilo de la historia- se rió-Bueno... también esta Danny- no pude evitar sonreír como idiota por nombrarlo- - Él también era mi mejor amigo desde hace 2 años y... fue mi novio durante casi un año pero terminamos por una tonteria- suspire triste y él me abrazo más fuerte- ¿Qué más te puedo contar?- pregunte después de un rato
- ¿Qué te gusta hacer?- pregunto
- Me gusta jugar futbol
- ¿En serio?- pregunto sorprendido y extrañado
- Si, después de clases no tenía nada que hacer, así que me metí a un grupo de futbol de chicas. Yo ya sabía jugar porque me había metido al equipo de la escuela pero era solo de chicos así que solo estaba en las practicas
- ¿Por qué te metiste al equipo de chicos?
- Otros de los misterios de la vida- me rio
- Tú y tus misterios- rodo los ojos
- Bueno, también me gusta patinar, mi sueño es ser una de las mejores en el patinaje artistico pero para que eso suceda primero tengo que saber patinar sobre hielo
- ¿No sabes?
-No, solo patinar sobre tierra pero algún día aprendere... Y eso, no se me ocurre nada. Ahora cuentame sobre la escuela
- Si no hubiera profesores la escuela sería genial- me quedé callada
- Cierto- respondí después de un rato- Pero no me refería a eso, si no a los compañeros y los profesores. ¿Como son?
- Bueno, la gente en general en agradable, por lo menos la mayoria, siempre hay alguna excepción- suspiro enojado- Son tan odiosos, pero no importa, la mayoria son simpáticos y eso es lo importante.
- ¿Y tus amigos como son?
- Ya conoces a Chris, él es mi mejor amigo desde kinder, Maggie la conocí... 2 años después, ella es muy tranquila y muy inteligente, también esta Tom, es muy parecido a Maggie y por último esta Vicky, me gusta molestarla, es entretenido verla enojada- se rió
- Parecen agradables-mencione
- Lo son, les vas a caer bien- me sonrió- Emm... ¿puedo preguntarte algo?
- Ya lo estas haciendo- reí
- Otra cosa
- Adelante
- ¿Como era tu familia? Tus papas- dijo en voz suave, sabía que era un tema delicado- Tus abuelos- trato de arreglarlo
- Eran increibles- respondí- Mis abuelos eran increibles, geniales. Como ya te dije, vivi con ellos largo tiempo, les tome mucho cariño
- ¿Eran tus abuelos maternos o paternos?
-Maternos, también son tus abuelos. Es raro que nunca nos vieramos, ¿nunca fuiste a visitarlo?
- Si, pero solo 2 veces, ellos eran siempre los que venían a verme- nos quedamos callados un largo rato
- Mis papas...- dije en voz baja- Ellos eran... Yo...- me costaba hablar de ellos, la herida de su partida aun seguía abierta en mi corazón, hablar de ellos era como revivir el momento en que me dieron la noticia

Esa mañana me había despertado el toquido de la puerta, nadie abría, así que había ido a la habitación de mis papas pero no había nadie, la cama aun seguía hecha. Me asusté, ¿donde estaban? Fui a abrir la puerta, era la policia, mi corazón se acelero.
- ¿Eres Alice Steward?- me preguntaron
- Ssi- tartumudee
- Siento darte la noticia, pero tus padres fallecieron en un accidente.
Entre en shock, pensé que era una broma, una broma de muy mal gusto, pero eran policias, ¿por qué me harian una broma así? Cuando desperté del shock, los ojos se me llenaron de lágrimas y no pude mantenerme en pie, mis rodillas flaquearony caí, pero uno de los policias me logro tomar antes de que chocara contra el piso. Empecé a llorar sobre él, debí verme estúpida llorando arriba de un desconocido, pero no me importaba, ya nada importaba...

No me di cuenta que había empezado a llorar hasta que Eddie puso su mano en la mejilla para sercarme las lágrimas. Yo me aferré a él ocultando mi rostro en su pecho, no quería que me viera llorar. Él me abrazo fuertemente y me acaricio el cabello.
- Lo siento Alice- dijo apenado- No debí preguntarte, perdón, no era mi intención hacerte llorar
- Los extraño mucho-dije- Los necesito conmigo, ¿por qué se fueron?- le hablaba a la nada
- Tranquila, no llores más, no me gusta que estes así-se sento e hizo lo mismo conmigo y me abrazo más fuertemente
- ¿Qué se supone que voy a hacer ahora?- lloré más fuerte- Estoy sola, ya no tengo a nadie
- No, no es verdad. No estas sola, yo estoy aquí, yo estoy contigo- me separo un poco de él y me sonrió- - - Yo voy a estar siempre para ti, yo te voy a cuidar y nada va a pasar, ¿bueno?- me volvió a abrazar y yo solo pude asentir- Ahora deja de llorar, no me gusta verte así- y me seco las lágrimas
Seguí en los brazos de mi hermano, tratando de relajarme. Eddie me hacía sentir bien, me protegía, incluso de mi misma. Eddie me quería, él me lo dijo pero también me lo demostro y eso era lo mejor. Me encanta este chico, tengo suerte de tenerlo como hermano.
- Alice, creo que ya es hora de irnos
- ¿En serio? No quiero, estoy bien aquí- dije aun un poco entrecortada por las lágrimas
- Yo igual, pero me esta dando frio y se hace tarde
- Sii...
- Pero tampoco quiero irme, Sarah me va a retar
- ¿Por qué?- dije sintiendome un poco mejor
- Porque me dijo que tenía que ordenar mi cuarto pero yo salí arrancando- me reí- Bueno, ¿vamos?
- Si- se levanta y me ayuda a levantarme, empezamos a caminar pero yo tropiezo con una roca doblandome el tobillo y cayendo
- ¡Alice!- grito y fue a verme
- Mi tobillo- dije tocandome el tobillo izquierdo
- ¿Te duele mucho?- me dijo levantandome con cuidado del piso, me apoye el pie
- No tanto
- ¿Puedes caminar?
- Si, creo que si
- Ven, apoyate en mi
Pase mi brazo por sus hombros y él paso su brazo por debajo de mi brazo. Seguimos caminando, subí la escalera lentamente, un escalon a la vez, nos demoramos mucho pero lo hicimos.
- Si tuviera dinero, podriamos pedir un taxi- dijo enojado
- No importa, puedo llegar a casa. Muerta, pero llegare- dije dandonos animos
Continuamos caminando, cruzando calles, tratando de apurarnos. Pero después de  un rato el pie me empezo a doler más. Trate de ignorar el dolor para que Eddie no se preocupara pero no pude, el dolor era insoportable. No lo dije, pero en el rostro se me notaba.
- ¿Te duele?- pregunto preocupado
- No es nada- respondí pero el dolor me encrispaba la cara
- Por Dios Alice, se te nota demasiado- penso por un momento- Ven, te llevo en mi espalda
- ¿Qué?
- Te llevo en mi espalda, no puedes seguir forzando tu pie
- Pero...
- Nada de peros, sube
Se agacho un poco y yo me subí. Me asujete a su cuello y empezo a caminar. Ninguno dijo nada. Yo me sentía cansada y me dolia mucho el pie. Tenía sueño, el aire de mar me daba sueño, pero no podía dormir aun. Pero el cansancio me estaba ganando. Con las últimas fuerzas que me quedaban, le besé la mejilla a Eddie y le susurre un “Gracias” para luego empezar a dormir.

2 comentarios:

Pauu(: dijo...

Después de un millón de meses regreaste!:) jaja

Me encantó la entrada, espero que no vuelvas a desaparecer eh, & que bien que la entrada fue tamaño jumbo;)

Cuidate.

Mari Paz dijo...

BIEEEEEEEEEEEEEEEN después de tanto tiempo vuelves, me alegro un montón en serio. Un besito guapa y sigue escribiendo ahora !!